El mundo no es lo que parece

Crítica de Wonderful World, de Guy Sorman

Por Nicolás Becerra

Una vez más, Guy Sorman, escritor y ensayista francés reconocido a nivel internacional, arremete contra el crecimiento de los países que son potencias mundiales o de quienes pretenden serlo a medida que pasan los años. A través de un proceso de cambios económicos, sociales y culturales (más conocido como globalización), el mundo parece retroceder y volver a su forma más primitiva, que avanzar hacia la independencia de las economías, la unificación de los mercados y las prosperidad de acuerdos bilaterales.

“Wonderful world”, dice la canción Louis Armstrong; Guy Sorman utiliza este concepto de un modo distinto, que no aparece de forma clara en el texto, pero que puede entenderse como justamente lo contrario. “Para cualquier francés nacido después de 1944, hoy el mundo está mejor que nunca”, dice el escritor que luego explica los desmanes que causaron los hechos más relevantes de las ultimas décadas, en el que solo destaca las principales consecuencias y cómo queda la relación entre los países involucrados.

El análisis de porqué hoy el mundo no está “maravilloso”, tiene esa clara mirada francesa (muy bien remarcada, ya que pretende seguir escalando a ser una gran potencia), por arriba de otros países como Estados Unidos y China que sufrieron una fuerte crisis en las bases del capitalismo y del socialismo respectivamente. Se trata de una compilación de más de cien textos perfectamente seleccionados (de forma totalmente atemporal, para ser comprendidos fuera de su contexto inmediato), que fueron publicados en un blog desde el año 2006 hasta el 2010, por iniciativa de la revista suiza L’Hebdo. De forma general (los conflictos), pero de forma muy puntual los países involucrados, Sorman deja a la vista la situación de aquellos que se vieron comprometidos directa o indirectamente enla Guerra de Irak,la Crisis Económica Europea y el conflicto en Medio Oriente, entre otros hechos que se destacan.

No se necesita entender muchos de los temas que figuran ya que el análisis superficial permite entender fácilmente cómo está la situación en el mundo. Lo único que hace falta es llegar al final y concordar con una de las tantas citas a las que acude Guy Sorman: “Se acabaron las ideologías: en la era de la globalización, la crisis económica, las amenazas nucleares, el conflicto en Medio Oriente, sólo quedan el pragmatismo y la voluntad del Estado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s